Los pistachos , como todos los frutos secos, tienen poca agua y su contenido en nutrientes es muy concentrado. Esto significa que resultan ser un alimento con gran cantidad de nutrientes en muy poca cantidad o volumen de alimento.

A nivel de minerales contienen un gran aporte de potasio, con valores que llegan al 70% de las necesidades diarias recomendadas. Este mineral es un electrolito que ayuda a mantener una correcta transmisión nerviosa, una correcta contracción de los  músculos como el corazón, regula la presión arterial.

Debemos tener en cuenta que si comparamos los niveles de potasio de los pistachos con los del plátano o las bananas, una ración de pistachos de 20g o 20 unidades, nos aportan niveles parecidos de potasio que medio plátano pequeño. Con lo cual, podemos cubrir fácilmente nuestras necesidades y obtener todos sus beneficios, como promover la salud cardiovascular, protegernos de una hipertensión al regular la tensión arterial y también de una posible aterosclerosis.

Además, tendrá un gran efecto diurético, contrario a la retención de líquidos, ya que regula la eliminación de líquidos de nuestro organismo. Esta acción la realiza conjuntamente con el sodio, del cual, los pistachos contienen ínfimas cantidades.

También nos aportan altos contenidos de magnesio, cercanos al 35% de las cantidades diarias recomendadas en 100g de pistachos.

El magnesio es muy importante porque ayuda a relajarnos, por tanto, ayuda a combatir efectos del estrés, tales como ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, etc.

Ayuda a la contracción-descontracción muscular, a conciliar el sueño y por tanto, a descansar.

El magnesio tiene un efecto basificante para nuestro cuerpo, interfiere en la síntesis de algunas hormonas, ayuda a transformar los ácidos grasos esenciales como los de la familia omega 3 a DHA (es un ácido graso esencial para la correcta función cerebral y mantiene en correcto estado la retina del ojo).

Si tenemos en cuenta las necesidades de fósforo, 100g de pistachos tienen casi el 90% de la cantidad diaria recomendada de este mineral, el cual mantiene el buen funcionamiento del sistema nervioso central, sus conexiones entre neuronas, etc. y mejora la resistencia tanto física como mental.

A nivel de los minerales con efectos antioxidantes, es decir, el zinc y el selenio, 100g de pistachos contienen un 23% y un 13% de las necesidades diarias recomendadas, respectivamente. Ambos minerales ayudan a combatir los efectos de los radicales libres, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Fuente: http://www.botanical-online.com/pistacho_propiedades.htm